ÚLTIMAS ENTRADAS

Cuando escribimos sobre épocas pasadas

Foto: And Time Moves On.... vía photopin (license)
Hace unos días he terminado de leer un libro ambientado en la Inglaterra del siglo XIX escrito por una autora española, ha sido un libro que me ha costado un triunfo terminar, ya no solo por la tremenda cantidad de paja que contiene sino porque en ningún momento me ha parecido estar leyendo un libro ambientado en una época pasada y además en un país como es Inglaterra en el que he estado varias veces.

No soy escritora, aunque hoy en día cualquiera puede serlo a mí no me da por ello por la simple razón de que en algunas cosas soy tremendamente perfeccionista y por eso para escribir un libro imperfecto mejor me ahorro el tiempo y posiblemente el mal trago de leer críticas que sé que no me van a gustar, esa opinión tal vez me hace valorar mucho más el esfuerzo de esas personas que han logrado tener un libro con su nombre, y aún más si han conseguido que sea todo un éxito.

Como lectora pienso que cuando se escribe sobre épocas pasadas creo que hay que tener en cuenta una serie de cosas muy importantes porque eso hará que el libro sea mucho mejor y que no dejes de leerlo a primeras de cambio, algo que puede pasar si te encuentras un texto que está mal documentado tanto en el contexto histórico como en ubicación, por no mencionar que influye mucho la forma de escribir, en especial las palabras que utilizamos.



Conocer la época en la que se ambienta tu novela

Ese detalle es muy importante, si queremos ambientar por ejemplo una novela en la Regencia Inglesa debemos saber quien es el Rey y quien el Príncipe Regente, no vendría tampoco mal conocer un poco las razones de esa Regencia y su fin, que dio comienzo a otra época, la Victoriana, también la forma de vestir de las mujeres y de los hombres, esa época tenía unos códigos de vestimenta muy concretos, también diferenciar las clases sociales, habiendo enormes diferencias entre unas y otras, tipos de transporte, en definitiva, muchísimas cosas. Si por ejemplo decidimos ambientar nuestra novela en otra época como puede ser por ejemplo en plena Edad Media o en la Grecia Clásica también deberemos tener en cuenta el código de vestimenta porque será muy diferente, también las costumbres, los estratos sociales ... siempre recordando que esos personajes a los que estamos dando vida no viven en el siglo XXI e intentando ponernos en su piel de la manera más creíble posible.

Por ejemplo, en una novela ambientada en la Regencia o en la época Victoriana debemos saber que un Duque es superior a un Conde, que el heredero casi siempre tendrá un título asociado al principal, que los caballeros y las damas se reunen en diferentes clubes como Almacks, que hay una temporada en la que las jóvenes en edad de casarse son presentadas y van de baile en baile buscando marido, o que estaban mal vistos los matrimonios entre diferentes clases sociales o entre miembros con fortunas de rancio abolengo y los dueños de fortunas procedentes del comercio ...



Conocer el lenguaje y expresiones de esa época

También es muy importante conocer el lenguaje y las expresiones típicas de la época, imaginaros escribir una novela ambientada en la España de la Edad Media escribiendo como si estuviéramos en pleno siglo XXI, en aquellos años se usaba el castellano antiguo, que no somos capaces de hacerlo porque tiene que ser muy complicado, a no ser que tengas estudios sobre o que te encante esa época y estés muy puesto en ella, al menos intentar no utilizar expresiones modernas porque quedarían muy fuera de contexto. Leer una versión de El Quijote escrita en castellano moderno le haría perder gran parte de su esencia, de su encanto.

Imagino que con el inglés sucede lo mismo, que en el siglo XVI por ejemplo se hablaba otro tipo de inglés y se usaban expresiones diferentes. Y lo mismo que con el español, intentar redactar de una forma en la que aunque no sepamos la variante más antigua del idioma en el que vamos a escribir se eviten esas expresiones modernas que quedarían tan extrañas.

Si eres española y escribes una novela ambientada por ejemplo en la Inglaterra de1820 no debes utilizar jamás de los jamases expresiones propias del idioma español porque quedan mal y además descolocan un montón, ese también es un fallo enorme en muchas novelas traducidas del inglés, el traductor se empeña en españolizar de manera patria muchas expresiones y queda raro.



Conocer el país en el que van a vivir tus personajes

Otro punto a tener muy en cuenta es conocer el lugar donde ambientas tu historia, he leído un libro ambientado en Londres hace tiempo que no da una al derecho lo cual me lleva a pensar que su autora se dejó guiar por Google Maps sin pensar que es un invento modernísimo, hay que conocer bien el lugar para no caer en inexactitudes, yo por ejemplo cuando estoy leyendo y no sé donde está un lugar rápidamente abro Google Maps y lo busco, luego siempre hago trabajar un poco más a Google para que me dé información detallada, son cosas que son de mucha utilidad porque te da la oportunidad de conocer lugares que antes no sabías ni que existían.

Considero que conocer ese lugar donde se desarrolla tu historia o el país es algo muy importante porque es el escenario donde estás desarrollando toda tu trama, donde tus personajes cobrarán vida, lo que me lleva a añadir que también es vital que conozcas ese país en la época en cuestión porque obviamente habrá cambiado muchísimo, por poner un ejemplo y siguiendo con la Regencia Inglesa o época Victoriana que la siguió, en aquella época había unos jardines y edificios en Londres que fueron lugar de reunión habitual, eran los Jardines de Vauxhall, cerrados definitivamente en 1859 con lo que ya no servirían para un posible escenario después de ese año, o los Jardines de Kew (que yo estoy desesperada por visitar) con un gran invernadero de cristal, estos jardines siguen abiertos pero poco se parecen ya a los del siglo XIX. También hay otro lugar que tampoco serviría y que es una grandísima lástima que ya no exista porque debió ser impresionante, hablo de The Crystal Palace, situado en Hyde Park, un recinto creado para la famosa Gran Exposición de 1851 y destruido por un incendio 1936. Y muchas de las grandes casas del Siglo XIX tienen su propia página web donde te cuentan su historia acompañada de imágenes ya que están abiertas a visitas (también tengo unas ganas enormes de visitar las casas de las películas y de las miniseries de los libros de Jane Austen).



Obviamente no quiero dar consejos absolutamente de nada ni me considero con ese derecho porque cada escritor es el dueño de sus historias al 100% y seguramente tendrán también sus propios criterios a la hora de plasmarlas, en esta entrada pongo simplemente cosas que a mí me gustaría leer en un libro histórico, ya sea de romántica en las mencionadas épocas de la Regencia Inglesa y Victoriana o en un libro ambientado en la Escocia de los highlanders, en Antigua Roma, en la Grecia Clásica o mismamente en Las Cruzadas.



4 comentarios

  1. ¡Cuánto tiempo sin vernos!
    Por mi parte puedo decir con alivio que no me he encontrado apenas marrones de ese estilo, pero que en cambio sí que he notado reinterpretaciones de la Historia en las que cualquier persona sin nociones o despistada podría haber caído sin reparos y tomado como buenas.

    Creo y casi afirmo que para escribir novela histórica o cualquier obra ambientada en otra época, en el primer momento en que quieras dotarla de verosimilitud y realidad, mucho más si quieres llamarla "histórica", has de tener más que nociones básicas sobre Historia. Es muy necesario conocer lo que hay más allá de tu novela... o al menos eso creo yo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaaas :-). Precisamente tengo una entrada a medio escribir sobre la Historia y la Geografía porque considero ambas imprescindibles a la hora de crear una novela histórica ya sea romántica o batallitas varias. Para mí conocer la historia de la época y plasmarla correctamente en el libro es muy importante porque reconozco que siempre está la posibilidad de que descubras cosas nuevas, yo siempre busco información detallada, aunque ya tenga muchas nociones, sobre ese hecho del que estoy leyendo, y lo mismo con la geografía y poder comprobar los cambios que se han podido producir en 100 años.

      Yo no puedo con las novelas que te cuentan hechos tergiversados por la simple pereza de no haberse documentado lo suficiente, hoy en día hay muchos medios para hacerlo sin levantarnos de la silla sin necesidad de ir a una biblioteca, así que no es una excusa válida, al menos para mí. Soy demasiado quejica con esos temas.

      Besinos.

      Eliminar
  2. Una entrada genial ♥
    Yo no vería todos esos detalles porque en esos temas estoy muy floja :(
    Me gustará leer esa entrada sobre historia y geografía :D Vale, no digo nada, que ya veo en el archivo que ya la has subido. Eso me pasa por ir con retraso XD
    Pues ya la leeré algún día, cuando llegue el turno XDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que si por ejemplo estás leyendo una novela ambientada en los años 70 y te aparece un "osea para nada", "tronko" ... bueno, esas expresiones que nacieron en los 80, 90, 2000 en adelante, pues no quedarían igual tan fuera de contexto (tampoco conozco las expresiones típicas de los 70 :-P), pero en una novela ambientada en 1820 por ejemplo quedan muy muy mal las expresiones modernas. Luego conocer las costumbres, no vaya a ser que el lugar al que se van de juerga todavía no exista.

      Son detalles que quedan bonitos y que se deberían cuidar, igual que la historia y demás.

      Eliminar

¡Un blog sin comentarios es un blog triste!, si comentas solamente pido dos cosas: respeto y no spam. Los comentarios en entradas que tienen más de 30 días están moderados.

Si te interesa puedes visitar la sección AFILIADOS :-) y dejarme tu link.

• No hay botón de editar (blogger, ¡quiero este botón!, ¡lo necesito!), si se te olvida decir algo no dudes en poner todos los comentarios que sean necesarios ;-)