ÚLTIMAS ENTRADAS

Oh capitán, mi capitán

El pasado mes de Agosto falleció Robin Williams, un actor tremendo, que hizo del humor su seña de identidad pero que cuando había que poner caras tristes en una película lo hacía igual de bien o incluso mejor llegando a ganar un Óscar por "El indomable Will Hunting", pero dejándonos también papeles tan inolvidables como "El club de los poetas muertos" con su inolvidable escena de Oh capitán, mi capitán y porque que también fue nominado al Óscar. Su vida estuvo marcada por el abuso del alcohol y de otras sustancias, no sé, tal vez fue el peso de la fama y las amistades tan falsas y aduladoras que abundan en ese mundo en el cual vivía, sufría de depresión y de ansiedad, una enfermedad degenerativa recién diagnosticada, un cúmulo de muchas cosas que le llevaron a decidir dejar de existir de manera voluntaria. Nos quedan sus películas, que seguirán mostrando su eterna sonrisa.



Buen fin de semana :-)

2 comentarios

  1. Para mi todas las películas de este actor eran especiales: cuando hacía un papel dramático, cuando su parte cómica salía a flote o incluso con su faceta infantil. Su pérdida fue una noticia malisima para todos los aficionados al cine, sin duda.Besos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía uno de los mejores registros del cine porque hay actores y actrices que o son de comedia o son de drama pero muy pocos que puedan hacer ambas cosas y hacerlas bien. Puede que destacara por la comedia pero su Oscar lo ganó por el drama.

      Besinos :-)

      Eliminar

¡Un blog sin comentarios es un blog triste!, si comentas solamente pido dos cosas: respeto y no spam. Los comentarios en entradas que tienen más de 30 días están moderados.

Si te interesa puedes visitar la sección AFILIADOS :-) y dejarme tu link.

• No hay botón de editar (blogger, ¡quiero este botón!, ¡lo necesito!), si se te olvida decir algo no dudes en poner todos los comentarios que sean necesarios ;-)